Asociación Berciana de Amigos del Ferrocarril   

 
      

   

 Tren Turístico de Ponferrada a Villablino
1 2 3
1.- Locomotora PV31 a medio restaurar en la nave de Mecalper en Carracedelo. Daniel Pérez Lanuza.
2.- La misma locomotora pero ya terminada. Daniel Pérez Lanuza.
3.- Una de las imágenes del viaje de la Aimfetur, que demostró que el tren turístico es viable. Daniel Pérez Lanuza.
    Con las gestiones que desde 1994 se encaminaron hacia la creación de un futuro Museo del Ferrocarril en Ponferrada, se buscó a la vez el desarrollo del tan esperado tren turístico por la línea de Ponferrada a Villablino.
  
    Había múltiples condiciones favorables para la implantación de un servicio turístico de este tipo: La economía de la comarca berciana, tantas décadas dedicada al carbón, comenzaba en los 80 su agotamiento como recurso económico de esta tierra, y se necesitaban buscar alternativas para relanzar la economía local, como por ejemplo desarrollar el turismo interior, que hoy en día se conoce como turismo rural. Ferroviariamente, la línea del P.V. había congregado durante los últimos años con tracción vapor varios miles de turistas españoles y extranjeros, para contemplar la variedad de las locomotoras de vapor en funcionamiento en un tiempo en que los trenes diesel y eléctricos eran los únicos que circulaban por los ferrocarriles de los países desarrollados. Y Finalmente por el interés paisajístico y ecológico del trayecto, verdaderamente excepcionales, que hacen del viaje por la zona una experiencia inolvidable.
  
     Como decíamos, al hacerse cargo la Junta de Castilla y León tanto de las locomotoras de vapor como de las inversiones en la línea del P.V. en las completas renovaciones llevadas en los 90, incluyó en el lote de locomotoras a restaurar con destino al Museo, a la P.V. 31, destinada al tren turístico.
   
     La PV31 es la locomotora quizá más característica del ferrocarril de la MSP, pues fue la que principalmente arrastró durante muchos años el tren correo de la línea. Esta locomotora, al contrario que las demás restauradas para el Museo, se encontraba guardada en un cocherón, primero en los talleres de la MSP en Ponferrada, y tras el derribo de éstos, en una nave en Cubillos del Sil. Estaba por tanto en mejor estado, aunque su restauración, al ser destinada al funcionamiento completo, fue más compleja y más cara que en cualquiera de las locomotoras del Museo.
  
     De esta forma, se restauró en Mecalper de Carracedelo la 31, y tras una prueba de presión y de funcionamiento en la propia nave de la empresa berciana, fue trasladada a Cubillos del Sil. El 20 de diciembre de 2001 fue encendida de nuevo para presentarla a las autoridades y a la prensa, no habiendo sido encendida desde entonces ni una sola vez.
   
     Mientras tanto, la MSP se comprometió, si el proyecto del tren turístico salía adelante, a arreglar para funcionamiento por su cuenta la PV 19, que también se encontraba en bastante buen estado.
   
     Desde esa encendida, pocos han sido los movimientos encaminados a la puesta en servicio efectiva del tren turístico. Se creó una comisión política compuesta por el Consejo Comarcal de El Bierzo y los ayuntamientos de la zona del ferrocarril, que tras alguna reunión, se sumió en el letargo. Y posteriormente, en 2003 surgió una polémica al conocerse que la Junta de Castilla y León no preveía ninguna inversión para el tren turístico para los años siguientes.
   
     Aparecieron en algunas ocasiones algunos anteproyectos procedentes de entidades o personas de dudosa reputación y experiencia que valoraban la iniciativa del tren turístico en miles de millones de pesetas, cifras astronómicas que echaban para atrás las intenciones de los políticos más interesados en el tren, y que desde luego escapan sobradamente a la realidad. La causa era que todos los proyectos incluían la reposición de la vía entre Cubillos y Ponferrada, y eso, al menos en una primera fase no es necesario, pudiéndose realizar el tren con mucha menos inversión.
   
     Se dispone de una locomotora que hay que revisar, una locomotora candidata a funcionar, dos coches restaurados y en funcionamiento, dos coches completos recuperables, y otros dos bastidores para el tren. Tenemos también una línea, personal, ganas, proyecto y garantía de éxito en su funcionamiento.
   
    La realidad es la contraria: El nulo interés político ha detenido el proyecto por un tiempo indefinido.
  

Con motivo de la celebración del congreso de la AIMFETUR en Ponferrada, se fletó un tren por la línea del P.V., que aunque con locomotora diesel, puede ser el germen de la idea del tren turístico. Daniel Pérez Lanuza.