Asociación Berciana de Amigos del Ferrocarril   

 
    << Volver al índice de artículos
   

   

 Locomotoras Diesel en el P.V.

Daniel Pérez Lanuza

  

        La tracción diesel llegó al ferrocarril de Ponferrada a Villablino de forma tardía y un tanto tímida. Después de estar desde 1919 con tracción vapor de forma exclusiva, y sin acogerse esta compañía a los planes gubernamentales de adquisición conjunta de locomotoras diesel y automotores de viajeros, la tracción diesel llegó al P.V. en 1980.
       Tres son las series de locomotoras diesel en el ferrocarril, aparte de otro material de vía y locomotoras externas al ferrocarril.

  Locomotoras Krupp 601 y 602
      Estas dos locomotoras fueron adquiridas a la Empresa Nacional Calvo Sotelo a principios de los 80, y desde su llegada al ferrocarril, han estado realizando maniobras en Ponferrada, en Villablino y trenes cortos en los ramales de Caboalles y Villaseca de Laciana. Actualmente ambas locomotoras se encuentran fuera de servicio, la 602 desde hace varios años, por una avería en un bogie, y la 601 desde 2003, después de estar prestando servicios en el taller de locomotoras de Villablino.

 Una de las dos locomotoras Krupp, en concreto la 601, ya apartada del servicio en el taller de Villablino.
Abril de 2004, Daniel Pérez Lanuza.

 
  Locomotoras Macosa 1001 a 1004
     Las locomotoras Krupp se adquirieron con el objetivo de complementar a las locomotoras de vapor, por lo que las Macosa fueron las primeras locomotoras destinadas a sustituir, desde 1982, la tracción vapor por la línea principal. Aunque hasta 1989 compartieron servicios con las cada vez menos supervivientes locomotoras de vapor, las cuatro locomotoras se encargaron de la totalidad de los trenes de la línea entre 1989 y 1997, año en que llegaron las primeras ALCO de segunda mano. Actualmente las cuatro locomotoras prestan servicio en la línea.

Locomotora MACOSA 1001 en el tren fletado especialmente para la Asamblea de la AIMFETUR. Daniel Pérez Lanuza.

 
  Locomotoras ALCO 1005 a 1008
    La adquisición de estas nuevas cuatro locomotoras se incluyó entre los planes generales de renovación de la línea del P.V., plan que incluía además la renovación completa de la vía y enclavamientos, y la construcción de las tolvas 2TT. Estas locomotoras proceden de la revisión y adaptación al ancho de vía métrico de las locomotoras de ancho ibérico de Renfe de la serie 1300, que a mediados de los años 90 se encontraban en pleno proceso de apartado. Tres de las locomotoras llegaron en 1997, mientras que la última, la 1008, llegó en 2000. Existió la intención de adquirir una quinta locomotora numerada 1009, pero parece ser que no llegará al ferrocarril.

Locomotora ALCO estacionada en Páramo, a la espera de hacer cruce con un tren ascendente. Daniel Pérez Lanuza.

 
  Otro material diesel
   Durante los años en que duró la renovación de la vía en toda la longitud de la línea, trabajó en el P.V. una locomotora Alsthom de la serie 1000 de Feve, propiedad de la empresa Convensa. Esta locomotora, así como sus tolvas del Sierra Menera, se encuentran trabajando en otras líneas de vía métrica del país. Además, frecuentemente llegan al ferrocarril vehículos de mantenimiento de vía autopropulsados, propiedad de las contratas de obra.
 
 
   << Volver al índice de artículos