Asociación Berciana de Amigos del Ferrocarril   

 
    << Volver al índice de artículos
   

   

 Estaciones e infraestructura del P.V.

Daniel Pérez Lanuza

  

        Con las diversas variantes por las construcciones de embalses, los edificios responden a distintas épocas constructivas. Asimismo, tras la renovación de los 90, las infraestructuras no se parecen en nada a las originales.
   

  Estaciones y edificios anexos.

    PONFERRADA - Se conserva el edificio de la estación, originalmente formado por dos cuerpos pegados de uno y dos pisos, y actualmente de dos pisos completos. Alberga el Museo del Ferrocarril de Ponferrada y para ello fue completamente restaurado en 1997. A su lado existe una lonja de nueva construcción para albergue de locomotoras, cuya construcción supuso el derribo de los muelles de mercancías. De los edificios de talleres, fábrica de briquetas y lavaderos no queda ni rastro, siendo los lavaderos los últimos edificios en derribarse. Igual destino tuvo la casilla de paso a nivel con la antigua N-VI.

    SAN ANDRÉS DE MONTEJOS -  Actualmente no queda rastro alguno ni de la estación ni de sus vías, permaneciendo el solar con hierba.

    CUBILLOS - La estación de Cubillos es actualmente el centro neurálgico de la línea, puesto que además de punto de inicio de los trenes, albergue de oficinas y puesto de mando de circulaciones, posee muchas instalaciones imprescindibles. Se completa la estación, de dos pisos, con un edificio de vestuarios, dos naves para locomotoras, un edificio de retretes adaptado a comedor, un edificio para la arena de las locomotoras, junto a una estructura de acero para su visita, el descargue de carbón y la nave del taller de vagones.

    PRADILLA - Éste apeadero junto al de Santa Marina, de construcción en los 50, se componen de un refugio de hormigón a dos aguas y tres paredes sin ventanas, que se conservan actualmente.

    TORENO -  Conserva el edificio de dos plantas de estación, completamente tapiado tras su cese de uso en la renovación de la vía y la eliminación de la vía de cruce.

    ALINOS - Su único edificio relacionado con el servicio ferroviario actual es un contenedor en el que se alberga el ocasional jefe de estación, caso de no funcionar el CTC.

     PÁRAMO - Se conservan el edificio de la estación, tapiado como Toreno, de dos plantas y el muelle de mercancías. Además, se conservan muchos restos del cable de las minas de Tormaleo.

   CORBÓN - Corbón responde al edificio típico de apeadero de los tiempos originales de la línea. El mismo edificio se repite en Villarino y San Miguel - Villager. Todos ellos se conservan actualmente.

    PALACIOS - Edificio similar a los de Toreno, Páramo y Cubillos, y tapiado por completo.

    CUEVAS -  El edificio de Cuevas, así como sus retretes, muelle y casilla de vías y obras se conservan en muy malas condiciones. La estación de Cuevas, de factura singular dentro de las estaciones de esta línea, ha sido completamente vaciada por dentro, incluso tabiques.

     VILLABLINO - Se conserva el edificio de estación, del que se usa una habitación para tareas de circulación, y el muelle, en donde existen vestuarios y despachos. Las instalaciones de esta zona las completan los modernos lavaderos, los talleres de material motor y otros pequeños edificios destinados a almacén.

  

 Estación de Cubillos, similar a las de Ponferrada, Toreno, Páramo, Palacios y Villablino. Daniel Pérez Lanuza.

 

  Infraestructuras del P.V.

   VÍA - La vía de la línea es de ancho de vía de un metro entre caras interiores de los carriles, montada sobre traviesa de madera y balasto. Con los años, se fue aumentando el peso lineal del carril, a la vez que la línea se iba llenando de carbón que le daba un color característico a este ferrocarril. La renovación de la línea llevada a cabo en los 90 conservó el mismo esquema, sólo que con un carril de 54 Kg por metro, sin soldar, y manteniendo las traviesas de madera. Todo el balasto fue saneado y añadido nuevo.

    SEÑALIZACIÓN - Inicialmente la circulación se realizaba por telégrafo, hasta la implantación de señales eléctricas. Existían dos tipos de señales, unas de bloqueo de tres focos, y otras avanzadas de dos. Las señales de tres focos se colocaban a la salida de las estaciones y puntos intermedios. Sus aspectos indicaban vía libre (Blanco), vía libre condicional (Amarillo) y parada (Rojo). Las señales de dos focos se colocaban a la entrada de las estaciones, y de avanzada a la entrada. Sólo daban los aspectos rojo de parada y verde de precaución. En los últimos tiempos del ferrocarril, existieron algunas señales sustituidas por semáforos urbanos.

    La señalización luminosa actual se compone de señales altas para la entrada y salida de las estaciones, y señales avanzadas, y monos bajos para las estaciones. No existen señales intermedias debido al régimen actual de explotación de la línea. Siguen mostrando el blanco para vía libre, verde precaución y rojo parada.

    ENCLAVAMIENTOS - Inicialmente el manejo de agujas en las estaciones era manual, hasta que paulatinamente se fue instalando un sistema de enclavamientos ADARO por palancas y cables tensores. Tras la renovación de los 90, todas las agujas y señales se encuentran telemandadas desde Cubillos por los dos ordenadores que componen el CTC.

    COMUNICACIONES - Tras un periodo inicial de uso del telégrafo, se usó el teléfono hasta la llegada del sistema actual de circulación. Las agujas talonables y el cruce siempre en los mismos puntos hicieron prescindir de los jefes de estación, por lo que la línea telefónica se ha inutilizado. Esta línea fue sustituida por otra de comunicaciones mediante fibra óptica para el CTC. Además, toda la línea cuenta con una emisora de radio para comunicación del CTC con los trenes.

 

Las señales luminosas actuales son similares a las de Renfe. La de la fotografía fue montada poco antes de la misma, como se aprecia en la base de hormigón de la escalerilla. Daniel Pérez Lanuza.

  
   << Volver al índice de artículos