Asociación Berciana de Amigos del Ferrocarril   

 
    << Volver al índice de artículos
   

   

 Descripción de la línea del P.V.

Daniel Pérez Lanuza

  

        La línea comprende 60 kilómetros más los correspondientes a los ramales, tanto de Ponferrada como de Villablino, aunque los 10 primeros actualmente se encuentran completamente amputados.
   

  Ponferrada a Villablino

      La línea del P.V comienza en la estación de viajeros de Ponferrada, que se sitúa en perpendicular a las cuatro vías de topera. Se encuentra a unos 520 metros de altitud, y muy cerca de la estación de Renfe. En su salida de la ciudad había que atravesar todos los tinglados y talleres de la compañía, los ramales a los descargaderos con Renfe y el que se encaminaba a la desaparecida montaña de carbón, símbolo ponferradino durante muchos años.

     Atravesadas todas estas amplias instalaciones, que actualmente se han transformado en un barrio residencial y en un parque industrial, la línea se dirigía hacia San Andrés de Montejos, cruzando el canal de regadío bajo de El Bierzo, la N VI y la carretera a Villablino, en largas alineaciones rectas y sin desnivel de importancia. En Montejos se bifurcaba la línea hacia la central térmica compostilla I, mediante un corto ramal que ahora es un camino rural.

     Avanzando hacia Cubillos, se pierde todo vestigio de la traza original, que cruzaba una divisoria de aguas y discurría por donde actualmente se encuentran las aguas del embalse de Barcena. Mientras tanto, la línea actual, después de rodear Cubillos ganando altura, llega a la estación de la localidad, desde donde sale el ramal hacia la térmica de Compostilla II. Cubillos alberga los talleres de vagones y dos naves para resguardo del material.

     Desde Cubillos, una sucesión de largos túneles culminados con dos grandes viaductos nos lleva a la cola del embalse, para unirse al trazado original después del apeadero de Santa Marina del Sil. El ferrocarril continúa hacia Toreno, en donde se han eliminado tanto la vía de adelantamiento como el pequeño ramal a un cargadero de la zona.

    La siguiente estación, después de pasar cerca de varias escombreras, es Alinos, primer punto de cruce desde Cubillos, e importante en otro tiempo cargadero de las minas de Gaiztarro. Después de Alinos se sigue bordeando el Sil hasta la antes estación de Matarrosa, que ahora sólo conserva una de sus vías.

    Después de pasar por los inutilizados cargaderos de Santa Cruz del Sil, y del barrio obrero de El Escobio, se llega a Páramo del Sil, segundo punto de cruce del recorrido. Esta estación, paralela a la carretera, era el punto de llegada del teleférico de Tormaleo, del cual todavía se conservan abundantes restos.

    La amplitud del valle en Páramo se convierte en una angostura entre el apeadero de Corbón, y hasta Palacios, en donde se vuelve a abrir el valle. Palacios es el tercer y último punto de cruce antes de Villablino, puesto que la estación de Cuevas sólo conserva la vía general.

    Tras atravesar el Sil dos veces, y recorrer la garganta que presenta en este punto el río, se llega a Cuevas del Sil, para a continuación, y después de pasar por el apeadero de Villarino, introducirse en el túnel más largo de la línea, de más de tres kilómetros. Este túnel permite atravesar y ganar altura al embalse de Las Rozas, embalse que se cruza en su cola. El apeadero de San Miguel - Villager, y un corto túnel sirven de preámbulo a las instalaciones de Villablino.

    De Villablino salían los dos ramales, el de Villaseca y Caboalles. Mientras que el primero conserva la vía, el segundo ha sido totalmente levantado. En Villablino existen además los modernos lavaderos, y el actual taller de material motor de la compañía.

  

 Línea a su paso por el inutilizado apeadero de Corbón del Sil. Este edificio se repite para los demás apeaderos originales de la línea. Daniel Pérez Lanuza.

 

Con el río crecido, un tren descendente atraviesa el otrora paso a nivel con la carretera de Villablino. Este paso fue sustituido por una variante que cruza el río, que es desde donde está tomada la fotografía. Daniel Pérez Lanuza.

  
   << Volver al índice de artículos