Asociación Berciana de Amigos del Ferrocarril   

 
    << Volver al índice de artículos
   

   

 Historia y descripción del ramal de Villafranca de El Bierzo

Daniel Pérez Lanuza

  Historia del ramal
      En la época de construcción de la línea Palencia – La Coruña, la influyente burguesía de Villafranca de El Bierzo, ciudad antiguamente capital de la comarca, promovió la llegada del ferrocarril a su población. El rodeo que debía de dar la línea desde Ponferrada hasta el camino hacia Galicia, bordeando el río Sil, hizo que los proyectos de construcción recogieran un ramal en lugar de una variante, de una longitud de poco más de nueve kilómetros. Una vez satisfechos los personajes influyentes de Villafranca, el ramal se inauguró a la vez que el tramo adyacente de la línea general de Palencia a La Coruña, el día 1 de marzo de 1883. 

      Primero la creación de la factoría Cementos Villafranca S.A. en Parandones, y luego y hasta la actualidad la de Cementos Cosmos en Toral de Los Vados, hicieron que este ramal tuviera unos importantes tráficos de cemento en sacos y a granel, pero el tren más importante de la línea fue en su tiempo el “tren del oro”. 

      EXMINESA (Explotación Minera Internacional) puso en explotación unas importantes minas de Plomo, zinc y otros minerales en Santa Bárbara de Rubiales, en plenos Ancares lucenses, pero muy cerca del límite de la provincia de León. El hecho de que el destino del transporte era Asturias (Factoría Asturiana del zinc en San Juan de Nieva), y que Villafranca era el punto más cercano con ferrocarril, propiciaron un tráfico de contenedores entre estas dos estaciones que se mantuvo desde 1977 hasta 1991, año en que cesó la explotación de las minas.

      El transporte entre las minas y Villafranca de El Bierzo se realizaba con camiones, y desde Villafranca en el ferrocarril, en el tren popularmente llamado “Tren del Oro”. No se necesitaba hacer trasvases de mercancías puesto que en todo momento el mineral viajaba en contenedores. Este tráfico supuso el derribo de las instalaciones y edificio originales de la estación, para colocar en ella una grúa pórtico y varias vías cementadas. 

      Con el ramal sin transporte de viajeros desde hacía más tiempo, desde el cierre de la línea sólo han circulado un par de trenes hasta Villafranca para transportar vigas de puente para la Autovía A-6, haciéndose en precarias condiciones. 

      La línea no se encuentra totalmente cerrada al tráfico, puesto que los grandes tráficos generados por la factoría de Cementos Cosmos, tres a cuatro trenes diarios, hacen que permanezcan en uso los dos primeros kilómetros, así como un pequeño edificio en la estación de Cosmos Cargadero, y la señalización correspondiente. 

      La línea se encuentra electrificada en su totalidad, aunque una necesidad de cable puntual en la rampa de Brañuelas hizo que de los dos cables de contacto, sólo posea uno de ellos. La vía de 54 kg/m está montada sobre traviesas de madera cuya longevidad oscila en los años 70-80, años de mayor circulación del tren del oro, última renovación de vía de la línea. Ninguno de los múltiples pasos a nivel se encuentra protegido actualmente.

 
  Descripción del trazado

      La línea se inicia en la estación de Toral de Los Vados, con un desvío desde la vía 1 de la estación, hacia el lado Ponferrada de la misma. 

     Tras dos kilómetros que discurren entre bosques de chopos, huertas y algunas casas de los extremos del pueblo de Toral de Los Vados, se llega al apartadero – cargadero de Cosmos, cuyo edificio fue derribado en 2000 y actualmente posee una caseta para labores de circulación y expedición de trenes. Una valla separa la vía general de las interiores de la factoría de cementos Cosmos S.A., que posee una playa de vías para formación y expedición de trenes cementeros en pulverulentos y vagones cerrados para sacos, y otras vías interiores de la factoría donde se cargan estos vagones. 

     Después de un paso a nivel, la línea avanza hasta Parandones en medio de viñedos y en paralelo a dos carreteras. En Parandones se alcanza la suave divisoria entre los ríos Búrbia y Sil. En esta estación existió una empresa de cementos (Cementos Villafranca) que poseía un cable industrial a una cantera cercana, y una vía de apartado desde el apeadero del pueblo. 

     Atravesando algunos pasos a nivel de caminos rurales, la vía desciende hasta el valle de Villafranca de El Bierzo, y con un trazado de suaves curvas pero sin ninguna alineación recta, llega hasta la parte inferior de la estación término, a 9 kilómetros de su inicio, donde se ubicaban las instalaciones de carga de los trenes de la línea. 

     La disposición de vías varió mucho desde su situación original hasta la actual, que es la que posee desde la reforma para el inicio de las circulaciones del “tren del oro”. El edificio de viajeros, similar al existente aún en Toral de Los Vados, fue derribado en esas obras de adaptación. Todavía sobreviven algunos de los contenedores de transporte, así como una grúa puente. 

     Toda la línea está electrificada, posee traviesas de madera, y carril de 54 kg/metro.

     Actualmente, el estado de algunos pasos a nivel, la maleza crecida en la vía y las condiciones de deterioro de los materiales no impiden la circulación de trenes, pero se necesita una ligera renovación para que llegado el caso, pudieran circular trenes de nuevo.

  
   << Volver al índice de artículos