Asociación Berciana de Amigos del Ferrocarril   

 
    << Volver al índice de artículos
   

   

 Descarrilo de la Mikado de la ALAF (BT Nº8):

Serafín Vázquez/ Víctor M. Barredo.

1 2
1.- Mikado de la ALAF en Brañuelas, el 15 de agosto de 1999 (Daniel Pérez Lanuza). 
2.- Mikado en Ponferrada en enero de 1999. (Daniel Pérez Lanuza).

      El viaje turístico realizado el 9 de octubre de 2000 con la Mikado y los cinco coches de la ALAF sufrió un descarrilo en la línea Betanzos- Ferrol en un viaje conmemorativo por Galicia.

      Ciertamente el viaje que relatamos a continuación no fue muy afortunado para la ALAF, ya que desde diversos medios e instituciones se intentó manchar la buena obra de la Asociación de León en base a un problema que fue por causas ajenas al tren, en concreto, la conservación de la vía en la línea Betanzos-Ferrol por parte de RENFE.

      El viaje, de varios días de duración, lo organizó la Asociación Herculina de Amigos del Ferrocarril para celebrar los 125 años de la inauguración de la línea Lugo- La Coruña. Como en los días en los que se desarrolló fueron laborables, en el tren viajaban tan sólo unas 50 personas, con lo que hubieran sido suficientes dos vagones de viajeros. Los precios de los billetes eran 1000 Ptas. para adultos y la mitad para los niños.

      Aparte de los viajes "oficiales", hubo otros de carácter logístico consistentes en el traslado del material a Galicia. Para ello, las hojas de marchas indicaban un viaje entre León, con hora de salida 5.55 del 7/10/2000, a Monforte de Lemos, con llegada a las 10.29 horas del mismo día. La Mikado se llevaba encendida desde el día anterior en León. Al día siguiente, de Monforte se salió (9.15 h.) hacia La Coruña, a donde se llegó a las 17.14, a través de la línea de Lugo. Allí en La Coruña se pasó la noche hasta el 9/10, día de los actos y en el que tuvo lugar el fatídico descarrilo.

      La llegada a La Coruña el día 8 se realizó con una hora de retraso debido a un problema humano, ya que se tuvo que hacer una escala en el viaje para atender sanitariamente a uno de los maquinistas. La locomotora eléctrica 7766, para curiosidad de los visitantes, se remolcó hasta La Coruña con el resto del tren, siendo posiblemente la primera vez que tanto una 7700, como una locomotora eléctrica en general, hayan pisado la estación herculina. Durante los movimientos del tren en la estación, la eléctrica permaneció con los pantógrafos levantados gracias a un oportuno taco de madera, dando si cabe mayor impresión.

      El día 9 salió de La Coruña a las 10.20 de la mañana el tren 15220, de tipo 80, con la Mikado, los cinco coches y un vagón J para las herramientas. El tren, denominado "As Mariñas" comenzó el viaje hacia Ferrol y regreso, pero entre las estaciones de Perbes y Pontedeume, se produce el descarrilamiento. El tender de la locomotora, los cinco coches y un eje del J quedaron en el interior de la vía descarrilados, ya que se produjo una apertura de carriles causada por el alto peso de la locomotora. El tren recorrió casi 500 metros descarrilado, hasta que logró detenerse, y gracias a la rápida reacción de los maquinistas no hubo heridos entre todos los viajeros, aparte de contusiones leves.

      A partir de ahí, los viajeros fueron transbordados en autobús hasta La Coruña y se suspendieron automáticamente todos los actos que quedaban por realizar. También comenzó la compleja tarea de encarrilar el tren y establecer el tráfico normal por la línea en el tiempo más breve posible.

      Después de varios contactos telefónicos, el tren taller de La Coruña sale a las 3 de la tarde, llegando a Betanzos a las 5. Mientras, a la cabeza del descarrilo se lleva una 333 que logra encarrilar el ténder. Acto seguido se trasladan la Mikado y su tender a la estación de Pontedeume. Como la grúa del tren taller tiene problemas, se decide traer el tren taller de Orense, remolcado por la locomotora del tren herbicida, que operaba en esos días por esa zona. Ya en la mañana del día 10 se consigue empezar a encarrilar los cinco vagones, con ayuda del minitrén KLV de La Coruña y la 333, a lo que se les une para los dos últimos vagones el tren taller de Orense. Ya por la tarde del día 10, se da paso a los trenes con limitaciones, y así, a la distancia del expreso, se lleva la Mikado y dos coches remolcados por la 333 hasta La Coruña, con prescripción de circular a 30 Km/h y a 10 por tramos metálicos. Entre los PK. 20/100 y 20/300 se establece una limitación provisional de 30 km/h.

      La verdad es que la principal causa del accidente fue la mala conservación de la vía, pues en la zona del accidente, las traviesas de madera estaban abiertas y medio podridas, y los tirafondos se sacaban con dos dedos. Un dato a destacar es el aviso que en el mismo día del accidente se dio internamente de que en el P.K. 10/500, entre Betanzos y Pontedeume había un carril roto durante 13 cm. (El hilo izquierdo según la línea), y tres traviesas desenganchadas, lo que produjo la supresión del tren cargas 57226. Esto da idea del estado de conservación de la línea, que actualmente soporta varias circulaciones diarias de regionales, dos circulaciones de un nocturno de Grandes líneas y varios trenes de mercancías. Inmediatamente después del accidente, los partidos políticos de la zona pidieron mejoras en la línea, a lo que RENFE respondió con la misma celeridad que iba a invertir en la línea instalando traviesas de cemento y CTC en toda la línea, lo cual nos parece oportunista y que no se va a llevar a cabo a corto plazo.

      Los trenes afectados fueron los regionales 2680 (Que circuló posteriormente como PM202), 2683 (Id. Como BC243) y 2682 (Id. como BI260), que sufrieron retrasos variados y fueron transbordados entre Betanzos y Pontedeume, y los de Grandes líneas 752 de los días 9 y 10 que fueron transbordados entre Ferrol y Betanzos- Infesta.

      La Mikado y el resto del material permanecieron en Galicia unos días más y regresaron a León casi a las dos semanas siguientes del suceso.

      Reiteramos que es de destacar el nulo apoyo que varios medios de información han dado a la Asociación, como habitualmente sucede en temas relacionados con el ferrocarril, ya que al natural desconocimiento del tema se unen intereses políticos contrarios a la preservación de material ferroviario, que no benefician en absoluto a nuestra afición ni a la cultura en general.

 
   << Volver al índice de artículos