Asociación Berciana de Amigos del Ferrocarril   

 
    << Volver al índice de artículos
   

   

 Asamblea de la AIMFETUR (BT Nº7):

Daniel Pérez / Victor M. Barredo

1 2
1.- Tren de los asambleístas en Santa Marina del Sil. Daniel Pérez. 
2.- Vista trasera del tren en Cubillos. Daniel Pérez.
3.- Tren antes de partir en Cubillos. Daniel Pérez.

   Los pasados 27 y 28 de mayo de 2000 se celebraron diversos actos con motivo de la tercera asamblea de la AIMFETUR (Asociación Ibérica de Museos y Ferrocarriles Turísticos) que en esta ocasión se celebró en Ponferrada, con ocasión del primer aniversario del museo del ferrocarril de Ponferrada desde su apertura.

   El primer acto fue la presentación de todas las entidades asociadas a las actividades a realizar, incluyendo el reparto de identificativos a cada participante en el museo del ferrocarril, para a continuación realizar una visita al museo.  En esta visita, que se prolongó hasta casi las 12 del mediodía, se puso en marcha, y por segunda vez desde la inauguración de este museo el 26/5/99, el pequeño tractor verde de Cementos Rezola que el museo de Azpeitia intercambió por la Krauss Nº12. Este tractor salió al exterior del museo junto con el vagón ambulancia y conducido por Javier Fernández López, el director del museo de Asturias.

    Una vez acabada la visita, los participantes se dirigieron hacia el barrio de La Placa, cercano al museo, para observar en vivo la degradación de las “supervivientes” locomotoras de vapor del P.V., que hasta el traspaso entre los pertinentes propietarios no se podrán intercambiar entre museos. El siguiente viaje fue a Carracedelo, a visitar las recientemente ampliadas naves de Mecalper, en donde se restauran en estos momentos las locomotoras PV31 y PV51.Nada mas acabada la comida, se comenzó la asamblea de la AIMFETUR, principal motivo del encuentro.

      El domingo, segundo día de la reunión, contaba con el acto más significativo de todos, consistente en el viaje en tren de viajeros entre Cubillos y Villablino. En el tren viajaron 41 viajeros entre los representantes de los 17 museos y asociaciones, periodistas, varios políticos y gente ajena a la asamblea. El tren, formado una hora antes de la salida, salió a las 10.30 de Cubillos para llegar, tras una parada para realizar fotografías en Palacios, a las 12.15 a Villablino. El tren estaba formado por la locomotora 1001, una tolva de la serie PT haciendo de “manso”, ya que portaba en cada extremo un tipo de enganche diferente, el furgón gris que actualmente utilizan como coche taller, el vagón de segunda clase y cerrando el coche salón, más conocido como “break” o “coche del belga”.

    Después de unos minutos en Villablino para tomar un refrigerio y hacer fotografías, los participantes se trasladaron en autocar a un restaurante de una localidad cercana a Villablino. El tren que los había traído viajó de vuelta con la locomotora invertida, es decir, con la locomotora circulando en cabeza pero con la cabina por detrás y el resto del tren en la misma posición. El tren de bajada salió a la 13.30 llegando a Cubillos dos horas más tarde.

     Por su parte, los asambleístas, una vez comidos, emprendieron en viaje de vuelta a Cubillos en autocar. Desde allí, la mayoría dio por concluidos los actos y arrancó de camino a sus casas, pero algunos aficionados quedaron en Ponferrada para visitar tanto la locomotora del Centro Comercial La Máquina (La vaporosa de ancho de vía 60 cm. propiedad en su origen de Víctor Alvar González, propietario de minas de la zona) como la 49 de Río Tinto, que aún se conserva en el mismo lugar que donde señalábamos en el número 6 de Bierzotren.

    En conclusión, si bien esta asamblea se realizó en Ponferrada por el aniversario del museo, no se debería haber celebrado aquí de momento, pues la organización demostró en varios momentos puntuales su falta de experiencia en estos casos y en general el programa de actividades fue algo pobre y con un gran componente político más que ferroviario. Uno de los fallos más grandes fue la ausencia de invitaciones a los integrantes de la Asociación que edita esta revista, pues en las dos asambleas anteriores, tanto en la celebrada en Azpeitia como la de Entroncamento en Portugal tuvieron como invitados a las asociaciones de la localidad, a pesar de que ninguna de las dos posee patrimonio como para pertenecer a la AIMFETUR. La importancia de la AIMFETUR no debe disminuir con actos poco preparados o sin experiencia, lo cual debe ser motivo de lección ante futuros encuentros, aunque desde la asociación mostremos nuestro apoyo a que se celebren cuantos más actos mejor de este tipo para promocionar nuestra comarca y nuestro ferrocarril.

 
 
   << Volver al índice de artículos