Asociación Berciana de Amigos del Ferrocarril   

 
    << Volver al índice de artículos
   

   

 55 años del accidente de Torre de El Bierzo (BT Nº5):

Daniel Pérez Lanuza

1 2 3
1.- Locomotora Mikado en el momento de hacer maniobras en Brañuelas. Daniel Pérez Lanuza.
2.- "Inglesa" 7766 realizando maniobras en Brañuelas. Daniel Pérez Lanuza.
3.- Mikado con el tren en la estación de Ponferrada. Daniel Pérez Lanuza.

     El día 3 de Enero de 1999 se organizó un viaje con tren de vapor a Torre del Bierzo, aparte de otros actos, que sirvieron de recuerdo al trágico accidente ferroviario ocurrido en esa localidad hace 55 años.    
      En este artículo explicaremos, en tres partes, los actos que tuvieron lugar en esos días, una breve historia del accidente y el presente del túnel 20. 

Actos:

     
El primer domingo del año, sobre las 9 de la mañana, salía el tren de la ALAF compuesto en primer lugar por la Mikado, seguidamente la inglesa, que se encargó de dar calefacción al tren, y los cinco coches de viajeros con los que se realizan los viajes. Tras varias paradas, una vez se llegó a Brañuelas, se hicieron maniobras para separar la 7766 de la composición. Esta locomotora circuló por delante del tren aislada hasta Torre del Bierzo. El resto de la composición, ya sin calefacción, siguió a distancia de bloqueo. Al llegar a Torre, la gran cantidad de gente que esperaba y los viajeros del tren fueron hasta una plaza del pueblo, en donde el alcalde de la localidad minera descubrió una placa en un monolito. A continuación se ofrecieron carnes y otras comidas a los asistentes. Por la tarde, ya enganchada la eléctrica otra vez a la composición, se puso rumbo a Ponferrada, en donde esperaba otra gran cantidad de gente. Esta era la primera vez que la Mikado pisaba Ponferrada, sin pasar como en otras ocasiones de largo, aunque estuvo muy poco tiempo. La 7766 la remolcó hasta Brañuelas marcha atrás y volvió a buscar el tren ya sin la luz del sol. Mientras, los viajeros visitaron el museo del Bierzo.

Al viaje lo acompañaron varias conferencias que se dieron en los días siguientes, venta de medallas conmemorativas y varias exposiciones. 

Accidente:

En primer lugar, ambientar al lector diciendo que en la época del accidente, 1944, Renfe se puede decir que estaba en pañales (Se creó en 1941), y era la época en la que aún estaba el material de las compañías sin salir de su zona. También era época de postguerra y, en particular, las fechas del accidente eran de una gran afluencia de viajeros por las fechas navideñas.

El tren accidentado era el correo- expreso 421 que desde Madrid llegaba diariamente a Coruña y Vigo. Con una composición más larga de la habitual y con una hora de retraso, en León se cambió la máquina por una doble tracción de Americana y Mastodonte. A la primera no le funcionaba bien el freno, pero con dos horas de retraso se le dio la salida al tren. Con mucho retraso y varias paradas en las estaciones se llegó sin ningún contratiempo a La Granja, ya en la rampa de Brañuelas. Allí se le detectó a la Mastodonte un caldeo en un eje, y se la tuvo que quitar al tren. La Americana, casi sin freno, tuvo que bajar la cuesta sola con los 12 coches. Con tres horas de retraso, el tren sale, y al poco tiempo, los maquinistas se dan cuenta de que el tren no puede frenar, y comienza a ganar velocidad por la cuesta. Mientras va bajando, los pitidos de la locomotora ordenan a los agentes frenar los coches con los frenos de mano, y ya pasado el túnel del lazo (16) los maquinistas ponen la locomotora en contravapor, marcha atrás, el freno a tope, los areneros abiertos y otras medidas, que resultaron insuficientes.

A la vez, y debido al retraso, se expide un tren carbonero con una Santa Fé desde la estación de Bembibre, que cruzaría con el correo en Torre del Bierzo, y también al mismo tiempo, se estaba efectuando una maniobra con varios vagones en el túnel 20 de Torre.

El jefe de circulación de Albares de La Ribera avisó por teléfono a Torre de la situación del tren correo, pero no hubo tiempo a quitar de la vía principal al maniobras. El tren correo entró a una velocidad impresionante en la estación, y al final de ella chocó contra el pequeño tren de maniobras, sacándolo por la otra boca del túnel.

Dentro de él, la locomotora y la iluminación a gas provocaron una tremenda explosión que calcinó varios coches, y cortó los cables de señalización de la señal de entrada a Torre. Esta señal se presentaba abierta entonces al tren carbonero, y siguió la marcha normal, hasta que fue ya tarde para parar y volvió a chocar con los otros dos trenes dentro del túnel.

Los resultados fueron los siguientes: 6 de los 12 vagones del correo resultaron calcinados y destrozados, los maquinistas del correo pudieron salir del tren, así como el fogonero del tren de maniobras. También resultaron ilesos varios agentes de tren más. Los muertos del accidente oscilan entre los 78 de un acta oficial, hasta los 500 del libro guinness, pasando por los probables 250.

Este baile de números viene provocado por la imposibilidad de contar las víctimas, ya que el tren venía abarrotado y no se contaron los billetes, y por la censura del régimen de Franco, que hizo que sólo se enterase la parte de El Bierzo del accidente.

La cercanía de Bembibre, en donde se estaba celebrando el mercado local, facilitó las tareas de salvamento al poder ir al lugar del accidente mucha gente. Se enviaron trenes de socorro desde León y Monforte y la vía estuvo cortada casi 60 horas. Como dato curioso, tras una inspección de los coches nada más ocurrido el accidente, se comprobó que las zapatas de freno de las ruedas estaban frías.

Túnel de Torre del Bierzo:

Las características geológicas de la zona del túnel 20, llamado Peñacallada, junto a las deformaciones sufridas tanto por el accidente de 1944 como por su antigüedad, hicieron que se llevase a cabo un proyecto para convertirlo en trinchera, y eliminar el túnel.

Las obras comenzaron en noviembre de 1985 y finalizaron en mayo de 1987, y consistieron básicamente en desmontar el terraplén que estaba sobre el túnel y dejar la vía al aire libre.

El túnel se encontraba en una zona carbonífera con estratos de pizarras y areniscas, cuyos movimientos provocaron un deslizamiento de unos 30 grados en la forma del túnel. El número 20 se encontraba en la salida de la estación de Torre lado Ponferrada, su planta es en curva y se construyó, junto con el resto de la línea, en 1882. El último desvío de la estación se encuentra en su boca. Estaba revestido interiormente por mampostería, al igual que las bocas. La trinchera se ha tratado con bulones para evitar su desprendimiento, y en la retirada de material se emplearon explosivos. La parte interior del túnel se forró con arcos de acero, a los que se sujetó provisionalmente la catenaria. Se dejó espacio suficiente para realizar drenajes permanentes y correcciones del trazado. Una de las piedras con el número del túnel se encuentra actualmente en un jardín de la estación de León. Como datos, la empresa constructora (CMZOV) retiró más de 170 m3 de rocas y colocó más de 12.000 kilos de acero para las cerchas.

En todo el tiempo que duraron las obras, el tráfico ferroviario no se interrumpió en ningún momento.

Conclusión:

Accidentes como estos ya no se pueden producir, como muy bien sabemos los aficionados al ferrocarril, debido a las medidas de seguridad que se aplican actualmente. No obstante, conviene recordar, como hemos hecho de manera muy breve, lo que pasó 55 años antes, aunque sea trágico, porque forma parte de nuestra historia ferroviaria, y es un pequeño homenaje a los todos los ferroviarios que circulan y han circulado por esta línea.

Agradecimientos a Miguel García y los demás socios de la ALAF, que junto a la bibliografía existente nos han facilitado la elaboración de este artículo.

 
   << Volver al índice de artículos